barra

martes, 19 de abril de 2016

LA IGLESIA, CUERPO DE CRISTO

La Iglesia es como el cuerpo humano: siendo uno solo, tiene muchos miembros. Todos forman un solo cuerpo y todos se necesitan.
Si el oído dijera: "Como no soy ojo, yo no soy del cuerpo", ¿dejaría por eso de ser parte del cuerpo?
Y si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde quedaría el oído?
Y no puede el ojo decir a la mano: "¡No te necesito!"
Ni la cabeza a los pies: "¡No te necesito!".
Todos los miembros del cuerpo, hasta los más pequeños, son indispensables y están unidos entre sí. Si un miembro sufre, todos los demás sufren con él.
Así, vosotros sois el cuerpo de Cristo. Cada uno tenéis una tarea diferente, pero todos sois importantes.
1 Cor 12, 12-27

No hay comentarios: