barra

martes, 4 de octubre de 2016

LA CREACIÓN. Cita bíblica

Dios comparte su creación, su vida y su amor con todos los seres humanos.

Gn 1-2, 4
[1] Al principio creó Dios el cielo y la tierra. [2] La tierra era un caos informe;  la tiniebla. Y el Espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas. [3] Dijo Dios: ---Que exista la luz. Y la luz existió. [4] Vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de la tiniebla: [5] llamó Dios a la luz día, y a la tiniebla noche, el día primero. [6] Y dijo Dios: ---Que exista una bóveda entre las aguas, que separe aguas de aguas. [7] E hizo Dios la bóveda para separar las aguas de debajo de la bóveda, de las aguas de encima de la bóveda. Y así fue. [8] Y llamó Dios a la bóveda cielo, el día segundo. [9] Y dijo Dios: ---Que se junten las aguas de debajo del cielo en un solo sitio, y que aparezcan los continentes. Y así fue. [10] Y llamó Dios a los continentes tierra, y a la masa de las aguas la llamó mar. Y vio Dios que era bueno. [11] Y dijo Dios: ---Que la tierra de hierba verde engendre semillas y árboles frutales que den fruto según su especie y que lleven semilla sobre la tierra. Y así fue. [12] La tierra brotó hierba verde que engendraba semilla según su especie, y árboles que daban fruto y llevaban semilla según su especie. Y vio Dios que era bueno. [13]el día tercero. [14] Y dijo Dios: ---Que existan lumbreras en la bóveda del cielo para separar el día de la noche, para señalar las fiestas, los días y los años; [15] y sirvan de lumbreras en la bóveda del cielo para alumbrar a la tierra. Y así fue. [16] E hizo Dios las dos lumbreras grandes: la lumbrera mayor para regir el día, la lumbrera menor para regir la noche, y las estrellas. [17] Y las puso Dios en la bóveda del cielo para dar luz sobre la tierra; [18] para regir el día y la noche, para separar la luz de la tiniebla. Y vio Dios que era bueno. [19]  el día cuarto. [20] Y dijo Dios: ---Bullan las aguas con un bullir de vivientes, y vuelen pájaros sobre la tierra frente a la bóveda del cielo. [21] Y creó Dios los cetáceos y los vivientes que se deslizan y que las aguas hizo bullir según sus especies, y las aves aladas según sus especies. Y vio Dios que era bueno. [22] Y Dios los bendijo, diciendo: ---Creced, multiplicaos, llenad las aguas del mar; que las aves se multipliquen en la tierra. [23] el día quinto. [24] Y dijo Dios: ---Produzca la tierra vivientes según sus especies: animales domésticos, reptiles y fieras según sus especies. Y así fue. [25] E hizo Dios las fieras de la tierra según sus especies, los animales domésticos según sus especies y los reptiles del suelo según sus especies. Y vio Dios que era bueno. [26] Y dijo Dios: ---Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles. [27] Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. [28] Y los bendijo Dios y les dijo: ---Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven sobre la tierra. [29] Y dijo Dios: ---Mirad, os entrego todas las hierbas que engendran semilla sobre la faz de la tierra; y todos los árboles frutales que engendran semilla os servirán de alimento; [30] y a todos los animales de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra --a todo ser que respira--, la hierba verde les servirá de alimento. Y así fue. [31] Y vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día sexto.
Para el día séptimo había concluido Dios toda su tarea; y descansó el día séptimo de toda su tarea. [3] Y bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque ese día descansó Dios de toda su tarea de crear.

Y para coronar su obra creadora, Dios hizo lo más importante: crear al ser humano con capacidad para gozar de su amistad, disfrutar de la creación y ocuparse de cuidarla. Creó al hombre y a la mujer a us imagen y semejanza y les dio la capacidad de razonar,de amarse, de transmitir la vida y de ser libres y responsables. Dios quiso que todos los hombres y mujeres vivieran en amistad con él y, de esta manera, fueran completamente felices. Y para ello, les dio la dignidad de ser hijos suyos y hermanos unos de otros. El sueño de Dios: que vivamos en paz y arminía con la naturaleza y con los demás.


No hay comentarios: