barra

miércoles, 12 de octubre de 2016

LA SAMARITANA Y SU ENCUENTRO CON JESÚS (Jn 4, 1-42)



Una vez, Jesús llegó a un pueblo de Samaria. Estaba cansado y se sentó junto a un pozo. Sus discípulos se fueron a comprar comida. Entonces, llegó una mujer a sacar agua. Jesús le dijo: -Dame de beber.
Como judíos y samaritanos no se trataban, la mujer, extrañada contestó: -¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí?- Si conocieras quien te pide de beber, le pedirías que te diera el agua viva – le respondió Jesús.

La samaritana le contestó.- Señor, si no tienes cubo, ¿De dónde sacas el agua viva? Entonces, Jesús le contó hechos que ella mantenía en secreto. Al escucharlos, dijo: - Señor, veo que tú eres un profeta.

Jesús le dijo que Él era el Mesías. La mujer volvió al pueblo y dijo a la gente: - Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. Y muchos creyeron en Jesús por el testimonio de la samaritana.

Los samaritanos pidieron a Jesús que se quedara. Él se quedó dos días. Al escucharlo, muchos más creyeron en Él, y le decían a la mujer: - Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos hemos oído y sabemos que Él es el Salvador del mundo.






Religión Católica 5º de primaria. Páginas 102 y 103. Aprender es crecer. Anaya.

No hay comentarios: