barra

viernes, 4 de noviembre de 2016

EL PATRIARCA ABRAHÁN.


Abrahán era muy amigo de Dios, le rezaba y confiaba en Él. Pero Abrahán y su mujer Sara estaban tristes porque no podían tener hijos. Un día, Dios habló con Abrahán, se le apareció por medio de tres ángeles.  Abrahán se arrodilló y los invitó a comer. Uno de los ángeles le anunció que Sara tendría un hijo.

Además, Dios  le pidió que abandonara su país y marchara a la tierra que le prometía. Abrahán confió en Dios y marchó junto con su tribu a la Tierra Prometida por Dios. Dios cumplió su promesa, y Sara tuvo un hijo, al que llamaron Isaac.

Con el tiempo, Abrahán y sus descendientes formaron el pueblo de Dios. Dios siempre acompañó, protegió y cuidó a su pueblo. También le propuso un camino para ser feliz y encontrarse con Él.


Religión Católica 2º Primaria. Aprender es crecer en conexión. Anaya

No hay comentarios: