barra

lunes, 14 de noviembre de 2016

JOB


Job era un hombre justo y paciente. Todos los días daba gracias a Dios por su familia y por la vida tan feliz que llevaba. Job era padre de siete hijos y tres hijas. Tenía muchas tierras y ganados, y un gran número de criados.
Pero un día comenzaron a ocurrirle desgracias. Primero, le robaron su ganado y mataron a los criados que lo cuidaban. Después, todos sus hijos murieron cuando un fuerte viento derrumbó la casa donde se encontraban.
Pasado el tiempo, Job enfermó gravemente. A pesar de sufrir tantas desgracias, y de no entender por qué Dios permitía que le ocurrieran, Job siguió confiando en Él. Pero su mujer no le comprendía, y se lo reprochaba.
Tres amigos de Job, que vivían en otros países, se enteraron de sus desgracias y fueron a visitarlo. Durante siete días, lo consolaron y le hablaron del amor de Dios. Y Job siguió confiando en Dios.
Un día, Job sintió el gran amor que Dios le tenía, y recuperó las ganas de vivir. Con el tiempo, tuvo otros siete hijos y tres hijas, y duplicó sus riquezas. Vivió feliz muchos años por haber encontrado el sentido último de su vida en la fe de Dios.







Religión Católica 5º de primaria. Páginas 40 y 41. Aprender es crecer. Anaya.

No hay comentarios: