barra

martes, 17 de enero de 2017

EL BUEN SAMARITANO



Los sacerdotes dirigían la oración y el culto en el templo de Jerusalén. Eran considerados personas sagradas y no debían acercarse a un herido o a un impuro para no contaminarse.

Los levitas se dedicaban a cuidar el templo, a ayudar a los sacerdotes en los actos de culto y enseñanza. Eran grandes estudiosos de las leyes.

Los samaritanos eran los habitantes de la región de Samaría; los judíos los depreciaban por considerarlos extranjeros e infieles a su religión.

Los que escuchaban a Jesús sabían que amar a Dios era lo más importante. Sion embargo, entendían que el prójimo se refería solo a los que profesaban la religión judía. Según sus leyes, quien no era judío, como el samaritano de la parábola, no tenía que ser tratado como prójimo; más aún, debía ser despreciado y marginado de la sociedad. Jesús, sin embargo, puso a un samaritano como ejemplo de amor al prójimo.

Fuente: Se llama Jesús. 6º de primaria. Editorial Sm
http://valivan.com/

No hay comentarios: