barra

domingo, 24 de julio de 2016

LA HIJA DE JAIRO EN IMÁGENES



JESÚS IBA DE PUEBLO EN PUEBLO HABLANDO DE DIOS A LA GENTE. HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS SALÍAN A RECIBIRLO PARA VERLO Y ESCUCHARLO.

1 Un día, estaba Jesús a orillas de un lago con un grupo de personas. De pronto, llegó corriendo un hombre llamado Jairo. Se acercó a Jesús y le dijo: - Tengo una niña de doce años que está muy enferma. ¡Por favor, ven a curarla!

2 Jesús no lo dudó. Se levantó y se fue con el padre de la niña. Varias personas los acompañaban. A medida que se acercaban a la casa de Jairo, se añadían al grupo más curiosos. Todos querían ver lo que haría Jesús.
3 Cuando llegaron a la casa, Jesús pidió a la gente que se quedara fuera para no molestar. A la vez, Jairo le decía que la niña estaba más enferma  y no se podía hacer nada por ella. Entonces Jesús le dijo: - ¡No te preocupes! Confía en mí y tu hija se pondrá bien. 

4 Dentro de la casa, la madre de la niña, acompañada por algunas mujeres, lloraba desconsolada. Jesús se aproximó a ella y le dijo:
-¡No llores más! A tu hija ya no le pasa nada; solo está dormida. Después pidió a los padres de la niña que lo acompañaran a la habitación donde se encontraba su hija.

5 En la habitación, la niña estaba acostada en la cama con los ojos cerrados. Jesús se acercó a ella, la tomó de la mano y dijo en voz alta: -¡Muchacha, levántate! Al instante, la niña abrió los ojos y se levantó. 

6 Los padres de la niña se llenaron de alegría. Su hija estaba completamente curada. La abrazaron emocionados y se dirigieron a Jesús para darle las gracias. Jesús les mandó que dieran de comer a su hija. Y les pidió, además, que no contaran a nadie lo que había pasado. 



Fuente: Historias de Dios. Relatos bíblicos. 5 años. PPC. Editorial Sm

viernes, 22 de julio de 2016

SAN PABLO EN IMÁGENES




UNOS AÑOS DESPUÉS DE LA MUERTE DE JESÚS, LOS CRISTIANOS FUERON PERSEGUIDOS Y, MUCHOS DE ELLOS, ENCARCELADOS. UNO DE SUS PERSEGUIDORES FUE SAULO, TAMBIÉN LLAMADO PABLO.

1 Saulo pidió permiso a las autoridades para ir a la ciudad de Damasco con el fin de hacer prisioneros a los cristianos que vivían allí. Las autoridades estuvieron de acuerdo. Y, al día siguiente, Saulo partió con dos compañeros.



2 Cuando estaban cerca de Damasco, Saulo se vio envuelto de repente en un resplandor que venía del cielo. El caballo se sobresaltó, y Saulo cayó al suelo. A la vez, oyó una voz que le decía:- Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

3 Saulo se quedó desconcertado. Ni él ni sus compañeros veían a nadie. Preguntó quién era el que le hablaba, y la voz respondió:- Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Saulo apenas se podía mover. Además, no veía nada: se había quedado ciego. Sus amigos lo ayudaron a levantarse.
 

4 La voz volvió a hablar y le dijo a Saulo que llegara a Damasco; allí se enteraría de lo que tenía que hacer. Los amigos de Saulo lo subieron al caballo y, despacio y en silencio, continuaron su camino en dirección a la ciudad.

5 Al llegar a Damasco,  Saulo se encerró en un cuarto, donde estuvo rezando, sin comer ni beber. A los tres días recibió la visita de un anciano llamado Ananías, el cual le habló de Jesús y le explicó su mensaje. Saulo recuperó la vista y, pasado un tiempo, recibió el bautismo y se hizo cristiano.
 

6 Saulo no solo dejó se perseguir a los cristianos, sino que se hizo su mayor defensor. Se dedicó a recorrer pueblos y ciudades. Hablaba de Jesús a la gente en las calles y en las plazas. También escribió diversas cartas que se encuentran en la Biblia bajo el nombre de Cartas de San Pablo.

Fuente: Historias de Dios. Relatos bíblicos. 5 años. PPC. Editorial Sm

miércoles, 20 de julio de 2016

ARCA DE NOÉ. IMÁGENES











Fuente: Arca de Noé. Editorial San Pablo.