barra

jueves, 19 de enero de 2017

PERDONAR. Definición



Perdonar y pedir perdón son prácticas fundamentales que mejoran nuestra convivencia. Todos necesitamos que nos perdonen nuestros fallos, las malas acciones,… Por ello, debemos reconocer nuestros errores, corregirlos y superarlos.
El perdón es una expresión de amor. Al perdonar somos misericordiosos, olvidamos el daño causado y rechazamos el rencor de nuestro corazón.
Perdono de verdad cuando…
Doy una segunda oportunidad.
Vuelvo a confiar en la otra persona.
No le deseo ningún mal.
Pido perdón de verdad cuando…
Me arrepiento de mi comportamiento.
Busco la reconciliación.
Me comprometo a no cometer el mismo error.


miércoles, 18 de enero de 2017

martes, 17 de enero de 2017

PARÁBOLA DE LOS TALENTOS. Valivan



¡Cuántos dones te ha dado el señor!
a cada uno talentos regaló
quiere que los usemos para el amor
y así nuestro mundo será mucho mejor.

Fuente: Valivan.

EL TESORO ESCONDIDO. Vídeo



Fuente: Valivan.com

¿DE QUÉ COLOR ES LA PIEL DE DIOS?

Buenas noches, dije a mi pequeñín
cuando el día llega a su fin
entonces me dijo con clara voz:
"Papá, ¿De qué color es la piel de Dios?" 

¿De qué color es la piel de Dios?
¿De qué color es la piel de Dios? 

Dije negra, amarilla, roja y blanca es
todos son iguales a los ojos de Dios

Con grandes ojos el me miró y asombrado me preguntó:
¿Porqué luchar a causa del color
si somos iguales a los ojos de Dios?

¿De qué color es la piel de Dios?
¿De qué color es la piel de Dios? 

Dije negra, amarilla, roja y blanca es
todos son iguales a los ojos de Dios (bis)


Hijo, eso es parte de un pasado infeliz
pero pronto todo eso tardará a su fin
tenemos que aprender para el porvenir
todos como hijos de Dios vivir.

¿De qué color es la piel de Dios?
¿De qué color es la piel de Dios? 

Dije negra, amarilla, roja y blanca es
todos son iguales a los ojos de Dios (bis)



SOMOS LA PAZ



Fuente: http://www.unaiquiros.com/

SIENTE LA PAZ



Fuente: http://www.unaiquiros.com/

EL BUEN SAMARITANO



Los sacerdotes dirigían la oración y el culto en el templo de Jerusalén. Eran considerados personas sagradas y no debían acercarse a un herido o a un impuro para no contaminarse.

Los levitas se dedicaban a cuidar el templo, a ayudar a los sacerdotes en los actos de culto y enseñanza. Eran grandes estudiosos de las leyes.

Los samaritanos eran los habitantes de la región de Samaría; los judíos los depreciaban por considerarlos extranjeros e infieles a su religión.

Los que escuchaban a Jesús sabían que amar a Dios era lo más importante. Sion embargo, entendían que el prójimo se refería solo a los que profesaban la religión judía. Según sus leyes, quien no era judío, como el samaritano de la parábola, no tenía que ser tratado como prójimo; más aún, debía ser despreciado y marginado de la sociedad. Jesús, sin embargo, puso a un samaritano como ejemplo de amor al prójimo.

Fuente: Se llama Jesús. 6º de primaria. Editorial Sm
http://valivan.com/

lunes, 16 de enero de 2017

DÍA DE LA PAZ. LLUVIA DE AMOR. Canción





Si de mí dependiera cambiar las cosas
sacaría esas minas de la tierra y plantaría rosas.
Si mis manos pudieran mover el sol, haría que llegara agua donde todo es desolación.
Si pudiera pedir tan solo un milagro, te diría que lloviera para todos,
paz y amor por muchos años.

Lluvia, lluvia de amor sobre la tierra, lluvia de esperanza que cayera desde un cielo azul,
que todo el mundo tenga luz.
Lluvia, lluvia de amor sobre la tierra, lluvia de esperanza que cayera desde el norte a sur
allí donde vives tú.

Yo quisiera escribir ahora mismo un libro, dedicado a los mayores y firmado en nombre de los niños.
Yo quisiera llamar a la sinrazón, y explicarle q esta vida no funciona sin un corazón.
Si pudiera pedir tan solo un milagro, te diría que lloviera para todos paz y amor por muchos años.
Que llueva amor, que llueva amor.

Lluvia, lluvia de amor sobre la tierra, lluvia de esperanza que cayera desde un cielo azul,
que todo el mundo tenga luz.
Lluvia, lluvia de amor sobre la tierra, lluvia de esperanza que cayera desde el norte al sur,
allí donde vives tú.

No quiero guerras, yo quiero flores, yo quiero que la gente mueva sus corazones.
No quiero guerras, yo quiero flores, yo quiero que la gente mueva sus corazones.
No quiero guerras, yo quiero flores, yo quiero que la gente mueva sus corazones.
No quiero guerras yo quiero flores, yo quiero que la gente mueva sus corazones.

Lluvia, lluvia, lluvia, love, love. Lluvia, lluvia, lluvia, love, love. Lluvia.

EL FARISEO Y EL PUBLICANO. Vídeo

Lucas 18, 9-14 

Fariseos: Miembros de un partido judío que exigía el cumplimiento rígido de las normas y tradiciones religiosas; eran muy orgullosos y no se mezclaban con la gente por creerse superiores. El fariseo de la parábola confía en sí mismo y en sus méritos más que en Dios.

Publicanos: Funcionarios judíos que cobraban los impuestos para los romanos; tenían fama de ladrones y pecadores. El publicano de la parábola se reconoce pecador y confía plenamente en Dios, no en sus obras. 


Fuente: http://www.valivan.com/

INFANCIA DE JESÚS. Cuestionario

http://recursos.cnice.mec.es/bibliainfantil/nuevo/actividades/cuestionario/cuestionario_infancia.swf
http://recursos.cnice.mec.es/bibliainfantil/nuevo/actividades/cuestionario/cuestionario_infancia.swf

LA PAZ. Definición



La paz es importante, pues sin paz no podemos vivir en comunidad. Sin embargo, vivir en paz no significa solo que no haya conflictos o guerras. Para conseguir que una sociedad viva en un entorno sin violencia, primero es necesario que cada persona tenga paz interior, que se sienta bien con lo que es y que se comporte de forma pacífica y respetuosa con las personas que le rodean.
Cuando una persona goza de esa paz la comunica a las personas que tiene cerca, se la transmite con esa actitud, con sus gestos y palabras, con sus acciones. Estas pueden, a su vez, compartirla con otros de forma que todos y cada una de las personas que forman parte de la sociedad contribuyen en la construcción de un mundo donde puede reinar la paz.
Una persona pacífica huye de los gestos agresivos y evita violencia en todas sus formas; es capaz de resolver sus conflictos desde la tranquilidad y desde un sentimiento pacifista.
Una persona pacífica no se deja llevar por la ira y no da malas contestaciones ni insulta, sino que escucha al otro y procura el acuerdo.
Una persona pacífica quiere comprender las necesidades de los demás; sus sentimientos y pensamientos; para ello, se pone en su lugar. Así, es más fácil entender que solo untos podemos construir un mundo de convivencia y solidaridad fraterna.



Actividad:
Elaborad una lista con los conflictos más frecuentes en vuestro entorno. ¿Qué soluciones pacíficas encontráis entre todos?
Libro: De tu mano, Jesús. Religión Católica, 3º de Educación Primaria. Editorial Bruño. Página 29.

LA MONEDA PERDIDA



Fuente: valivan.com